emprendedor

¿Por qué decidí ser empresario?

Mis razones para ser un empresario emprendedor

  • Porque me apasiona crear.
  • Porque después de muchos intentos fracasados el deseo de continuar era más intenso que la amargura de las pérdidas.
  • Porque entendí que es mejor morir en el intento que esperar a que pasen los años y cuando me recrimine “por qué no lo hice” ya no tener tiempo para comenzar.
  • Porque decidí nunca reflexionar en “si hubiera persistido qué habría pasado”.
  • Porque estoy entendiendo las diferencias entre riesgos y albures,es decir, entre lo posible y lo insensato.
  • Porque entendí que la prosperidad no está relacionada sólo al dinero o las riquezas.
  • Porque me apasiona aterrizar ideas y ponerlas a trabajar aún cuando no generan ingresos.
  • Porque el mundo cada vez es más pequeño y las oportunidades son más grandes.
  • Porque entendí que para romper las reglas primero hay que someterse a ellas.
  • Porque he aprendido a decidir y manejar mi propia vida.
  • Porque detesto que me digan lo que tengo que hacer.
  • Porque no nací para recibir órdenes, definitivamente.
  • Porque creo que los esquemas son sistemas perfectibles y cambiantes, y a mí me gusta hacerlos evolucionar.
  • Porque decidí confiar en Dios Todopoderoso absolutamente.
  • Porque considero que muchas cosas están por hacerse y no quiero ser parte espectadora.
  • Porque me dí cuenta que me gusta ser protagonista del cambio.
  • Porque considero que los seres humanos necesitamos trascender nuestro tiempo y espacio.
  • Porque odio la rutina.
  • Porque me gusta pensar.
  • Porque prefiero la ansiedad de lo incierto a la certeza de lo seguro.
  • Porque amo la libertad de disponer de mi tiempo.
  • Porque finalmente aprendí a ser disciplinado.
  • Porque decidí fortalecer mis fortalezas y apuntalar mis debilidades.
  • Porque sé que más allá de saber, sé lo que funciona.
  • Porque he superado la vergüenza de reconocer fracasos.
  • Porque entendí que para triunfar hay que fracasar primero.
  • Porque con humidad reconozco “no sé”.
  • Porque no estoy obligado a conocer o dominar todo.
  • Porque no me importa ser criticado, más bien, me importa ser ignorado.
  • Porque entendí que soy líder y que puedo llevar a mis seguidores y a quienes confían en mí a niveles que nunca imaginaron.
  • Porque no me avergüenza decir “soy el mejor en esto, por ahora”.
  • Porque enterré la falsa modestia.
  • Porque amo la excelencia, la formalidad, la puntualidad, la honestidad.
  • Porque sé que no hay diferencias entre los empresarios del primer mundo y yo.
  • Porque hice mía la promesa del Señor en cuanto a que prosperaría todo lo que yo emprendiera.
  • Porque Dios Omnipotente prometió darme por herencia las naciones.
  • Porque entendí que para llegar alto hay que pagar un precio.
  • Porque aprendí que el sacrificio y la entrega son semillas poderosas.
  • Porque estoy aprendiendo a darle al dinero el valor que tiene, ni un centavo más.
  • Porque como el apóstol Pablo he aprendido a vivir en abundancia y en escasez.
  • Porque entendí que la riqueza sin Dios es sólo dinero atesorado.
  • Porque comprendí que no voy a vivir para siempre.
  • Porque sé que nada de lo que acumule en la vida me llevaré después de muerto.
  • Porque hay mucha gente que necesita ayuda.
  • Porque no hay nada más apasionante que hacer algo donde no había nada.
  • Porque sé que no hay nada más poderoso que cuando a una idea le llega su tiempo.
  • Porque sé que tengo mucho que aprender.
  • Porque decidí hacer de mi vida una historia interesante que contar.