Romper paradigmas

Emprender no requiere inversiones millonarias

 

Si tomamos la premisa de la sobreoferta de todo es por ese motivo que no se requiere de capital.

Emprender en el siglo 21

Emprender en el siglo 21

Aunque muchos digan que no, hoy existe sobreoferta de todo, ya sean productos o servicios, lo que no hay, lamentablemente, son muchos canales de distribución, es decir, los espacios que permiten llegar al consumidor final dichos productos o servicios de manera fluída, además, hay muy poca gente que quiera tecnificarse en ventas, por considerarla una profesión de segunda categoría, lo que es un error, no obstante todo lo citado, este escenario implica una gran oportunidad para los empresarios nóveles, sobre todo si entienden algo de tecnología, ¡nunca en la Historia hubo tantas posibilidades de hacer negocios y de ganar dinero como hoy!, lo que sucede es que se considera que el emprendimiento implica disponer de productos o servicios jamás antes vistos o excepcionales, lo que no necesariamente es cierto. Las empresas que lideran hoy el mundo de los negocios jamás inventaron nada, sino que acoplaron lo existente llevándolo al siguiente nivel.

Para empezar, los emprendedores deben ser fundamentalmente grandes comunicadores, grandes vendedores, y si no tienen estos atributos son o bien inventores o técnicos o administradores pero no emprendedores, y si tomamos la premisa de la sobreoferta de todo es por ese motivo que no se requiere de capital, apenas una laptop y conexión a internet, con eso se enlaza con el mundo porque miles de proveedores necesitan colocar sus productos o servicios y para eso requieren de empresarios distribuidores. Una vez más, ahí está la gran oportunidad, hasta hace poco tiempo para tener la distribución de algo se requería de muchas cosas.

En medio de todo este contexto el emprendedor debe invertir y arriesgar su dinero y estar dispuesto a perderlo o pasar un largo tiempo sin ganar o inclusive sin cobrar, eso es lo que diferencia a los emprendedores de verdad.

¿Cuánto invertir en emprender?, bueno, para los jóvenes que no lo han hecho sugiero que empiecen distribuyendo algo, eso les dará experiencia y ganancias, luego pueden ascender en el mundo de los negocios porque generarán confianza y credibilidad; para los que tienen trabajo recomiendo que empiecen mientras tienen un ingreso seguro, ahí la probabilidad de éxito es más alta, pero en cualquier caso deben entender que ser emprendedor requiere de tiempo, paciencia, mucha determinación y largo plazo, ahí están los verdaderos resultados, no antes.

Debemos aprender a retirarnos a tiempo.

¿Cuánto invertir en emprender?.

Aunque muchos digan que no, hoy existe sobreoferta de todo.

Cuándo retirarnos

Negocios y empresas.

La gente por lo general cree que para emprender se necesitan millones porque consideran que emprender es inventar el agua tibia y para eso necesitan tuberías, calderos, estaciones de bombeo, etc., ¡nada más alejado de la realidad!; tampoco se trata de inventar carros anfibios o robots que avisan cuando el perro se hace cocó,  o inventos que no solucionarán la vida de nadie sino que cumplen con ser materias de algún examen o tesis de grado y que luego de la misma se echa a la basura o acumula polvo perdida en alguna biblioteca.

 

Aunque muchos digan que no, hoy existe sobreoferta de todo, lo que no hay es canales de distribución ni gente que quiera vender, esa es la parte que le corresponde a los empresarios nóveles, sobre todo si entienden algo de tecnología, ¡nunca en la Historia hubo tanta oportunidad de hacer negocios y de ganar dinero como hoy!, lo que sucede es que se cree que el emprendimiento implica grandes avances o logros súbitos, lo que se olvida con facilidad es que los grandes empresarios comenzaron o en las mesas de sus comedores o en los garajes y poco a poco se hicieron grandes.

 

Los emprendedores deben ser fundamentalmente grandes comunicadores, grandes vendedores, y si no tienen estos atributos son o bien inventores o técnicos o administradores pero no emprendedores, y si tomamos la premisa de la sobreoferta de todo es por ese motivo que no se requiere de capital, apenas una laptop y conexión a internet, con eso se enlaza con el mundo porque miles de proveedores necesitan colocar sus productos o servicios y  para eso requieren de empresarios distribuidores. Una vez más, ahí está la gran oportunidad, hasta hace poco tiempo para tener la distribución de algo se requería de muchas cosas.

 

En medio de todo este contexto el emprendedor debe invertir y arriesgar su dinero y estar dispuesto a perderlo o además a pasar un largo tiempo sin ganar o inclusive sin cobrar, eso es lo que diferencia a los emprendedores de verdad de los noveleros que en el fondo lo que buscan es hacer tiempo hasta encontrar un trabajo por ahí.

 

¿Cuánto invertir en emprender?, bueno, para los jóvenes que no lo han hecho sugiero que empiecen distribuyendo algo, eso les dará experiencia y ganancias, luego pueden ascender en el mundo de los negocios porque generarán confianza y credibilidad; para los que tienen trabajo recomiendo que empiecen mientras tienen un ingreso seguro, ahí la probabilidad de éxito es más alta, pero en cualquier caso deben entender que ser emprendedor requiere de tiempo, paciencia, mucha determinación y largo plazo, ahí están los verdaderos resultados.

Consejos de emprendedores

¿Qué hubiera pasado si…?

La sensación de bienestar que atravesamos es idéntica a la de “estar happy” cuando nos tomamos unos tragos.

 

Carlos Jurado Peralta  | Libertad Financiera

Es conservadurismo ha sido terrible para el país.

 

Aunque muchos no están conscientes todavía, vivimos los últimos días de un crecimiento económico jamás visto en el país y solo comparable con el boom petrolero de los 70 que lamentablemente generó las décadas perdidas de los 80, 90 y la mitad de los primeros diez años de este siglo, el asunto es que recibimos tanto dinero que difícilmente podríamos repetir una lotería similar.

 

La sensación de bienestar que atravesamos es idéntica a la de “estar happy” cuando nos tomamos unos tragos, la cuestión es que luego viene la resaca y la que llegará, así también, será como nunca antes la vimos, probablemente perdamos otros veinte o treinta años tratando de recuperarnos, el punto es que a estas alturas de la vida no hay pócimas secretas para el éxito o para el crecimiento.

 

Rafael Correa perdió la oportunidad histórica de haber insertado a este país aporreado en el contexto mundial de las naciones prósperas y progresistas, pero se le ocurrió meterse con los villanos del mundo, países como Irán, Bielorrusia, Nicaragua, Corea del Norte, Cuba y Venezuela no son ejemplo para nadie y para nada, de hecho, a pesar de tanta parafernalia nunca terminaron por comprarnos ni un camarón ni un chocolate, nada que valga realmente la pena; si tus “socios” no te compran, ¿para qué son socios?.

 

Qué hubiera pasado si hubiese bajado en cuatro o cinco puntos el IVA.

 

Se habló tanto de naciones dignas y soberanas pero más bien por bravuconería porque lo único que genera respeto y dignidad a un país es su nivel de desarrollo, su riqueza, su prosperidad, no desplantes entre perdedores internacionales.

 

¿Qué hubiera pasado si con todo el dinero que ingresó al país Rafael Correa hubiera puesto las reglas bien claras desde el principio y hubiera abierto las puertas al capital productivo, no hablemos del primer mundo sino de Ecuador; qué hubiera pasado si hubiese implementado una estrategia agresiva de exportaciones con valor agregado desde el primer día de gobierno; qué hubiera pasado si hubiese bajado en cuatro o cinco puntos el IVA, el impuesto a la renta, eliminado la retención en la fuente, el anticipo de impuesto a la renta (aberración tributaria que no tiene sentido),  y paralelamente hubiera comenzado una campaña de promoción turística?.

 

Si en todo eso hubiere emprendido hoy no hablaríamos de déficit en balanza comercial, tuviéramos ingresos personales disponibles más altos, hubiera más trabajo y el dinero hubiese llegado a la economía real, al ciudadano de a pie; sin lugar a dudas tuviéramos crecimientos del PIB no menores al 6% para varios años, y con el resultado del incremento de la actividad económica el estado hubiere recabado más impuestos aun cobrando menos tasas impositivas. Sin lugar a dudas viviríamos el sueño ecuatoriano y seríamos el destino para muchos hombres de negocios del mundo pues somos un país pequeño, bonito, donde la vida es buena en general. Estoy seguro que seríamos un caso de estudio sobre cómo salir adelante cuando se gobierna con sensatez.

 

Correa está igual que el perro del hortelano que no come ni deja comer.

 

Pero ha sucedido todo lo contrario, debido a sus profundos complejos ideológicos y a la mente retorcida de los anarquistas odiadores del capital, los guayaquileños y los negocios que dirigen el gobierno, hoy Ecuador está a la saga de Sudamérica, una vez más, muy lejos de Colombia y Perú, siendo Bolivia que nos pisa los talones y sin lugar a dudas nos superará porque Evo Morales ha demostrado ser más inteligente que Correa pues le ha dado preeminencia al sentido común, a la ideogía la reserva para las concentraciones y para reírse con sus amigos.

La prosperidad económica se la obtiene con trabajo.

La prosperidad económica se la obtiene con trabajo.

 

Ecuador tiene grandes problemas estructurales en su macroeconomía pero el gobierno es reticente a trabajar con la empresa privada, su socio natural que puede ayudar a generar altísimos valores agregados en poco tiempo y con muchos menos recursos, siendo así, Correa está igual que el perro del hortelano que no come ni deja comer.

 

Nuestro querido país ahora gana partidos internacionales de fútbol, ya no lo golean, pero, se están preparando las selecciones de otros países que nos golearán en desarrollo, crecimiento, educación y bienestar.