trabajar en casa

Libertad financiera: ¿estás hecho para trabajar en casa?.

Existe un mito aspiracional entre las personas que buscan emprender y ser dueñas de sus propios negocios, es el famoso “trabajar en casa”, este escenario implica varias aristas que deben ser analizadas en profundidad porque las repercusiones podrían ser catastróficas, empezando con desertar al emprendimiento hasta profunda depresión.

Las personas que han trabajado toda su vida en relación de dependencia, que se han trasladado diariamente desde sus casas a sus oficinas manejando, en bus, metro o a pie, que han tenido que comprar ropa adecuada o que han usado uniformes, y que en definitiva han visto transcurrir gran parte de su vida en un lugar distante y distinto a sus casas difícilmente se adaptarán a trabajar desde éstas una vez que tomen la decisión de emprender, excepto que quieran un cambio radical, aquí la pregunta clave es ¿cuántas personas están dispuestas a pagar el precio por este cambio radical?.

trabajar en casaTrabajar desde casa tiene ventajas enormes para cualquier emprendedor, por ejemplo, el ahorro de tiempo en traslados con los costos que implican en combustible, depreciación de vehículos, atascos en el tráfico, etc.; también se logran ahorros gigantes al no tener que invertir en ropa, por ejemplo, además de optimizar los costos (antes se pagaba un arriendo o hipoteca para vivir, ahora para vivir y trabajar, evitándose alquileres).

Las personas que se adaptan a trabajar en casa son aquellas que comenzaron sus vidas en ese contexto de negocios, aquellos vendedores que sólo necesitaban una línea de teléfono para contactar o también ese tipo de ejecutivos que deben andar en la calle todo el día, para éstos, especialmente, trabajar en casa es un alivio.

Los oficinistas de trayectoria tendrán que hacer grandes sacrificios para adpatarse a trabajar en casa, pues, en muchos casos, el tiempo libre los asfixiará y cambiar de territorios también podrá afectarlos.

Yo conozco a muchas personas que ganan y siguen haciendo dinero trabajando en casa, y ahora en niveles más altos por la tecnología disponible a precios tan bajos, y así, una vez más la pregunta del millón aparece nuevamente: ¿todos están hechos para trabajar en casa?, o, ¿quiénes son?, pero independientemente de lo que otros puedan opinar o discutir, pregúntate, ¿tú estás hecho para trabajar en casa?, ¿tú quisieras trabajar en casa?…

El tiempo libre es un arma de doble filo, depende sólo de ti qué harás con él, cómo y dónde; trabajar en casa te da mucho tiempo libre, piénsalo.

“Libertad financiera: ¿estás hecho para trabajar en casa?.“, artículo original del Econ. Carlos Jurado Peralta.