emarketing

¿Puede Ecuador ser próspero en el futuro cercano?

Desde hace tiempo quería compartir con ustedes lo que considero que podrá ser Ecuador en los años que vienen, especialmente en el área económica que es la de mi especialidad; partamos de la premisa que la economía no es más que la sumatoria de las actividades productivas de los agentes que se desarrollan en un ámbito geográfico determinado, a esto debo agregar lo que se consideran las “expectativas” pues en función de éstas se invierte o no en tal o cual emprendimiento.

Ecuador exporta | Carlos Jurado Peralta | Negocios por internet

Ecuador puede aumentar su oferta exportadora.

Así, quienes hacemos que las cosas pasen son ustedes y yo, juntos armamos la economía o mejor dícho, la macroeconomía de un país, de este modo lo que todos hagamos o dejemos de hacer será definitivo. Yo veo a un país con cierto nivel del estabilidad pero con mucha incertidumbre en su futuro, no porque no sea capaz sino porque no tiene herramientas para subir de nivel, en otras palabras, estamos en desventajas competitivas porque no nos hemos actualizado en la medida que requerimos, casi a velocidad de vértigo.

Nuestros empresarios tradicionales (los que sobreviven) no van a cambiar sus hábitos de negocios, somos nosotros, la nueva generación quienes debemos  recuperar el tiempo perdido, no debemos tomar en cuenta lo que diga este o cualquier otro gobierno, debemos hacer y punto, debemos ir más allá, arriesgarnos y ver cómo nos arreglamos pero veo que eso no es posible por nuestra mentalidad conformista y pausada. Las sociedades competitivas son las que no se conforman con lo que tienen o con el nivel en el que están sino que buscan más, y eso nos hace falta.

Ecuador necesita exportar productos con valor agregado de manera urgente, pero la mayoría de políticos, periodistas y tecnócratas creen que sólo existe el banano, el café, el cacao, el camarón, el mango, las flores y claro, el petróleo, y para de contar;  el problema es que en un mundo globlizado se sabe quiénes son los que producen, quiénes los que exportan y quiénes los que importan y distribuyen, así las cosas, hay muy poco espacio de maniobra con los productos traidicionales, lastimosamente viven en el siglo XIX, desconocen el potencial de internet y sobre todo el potencial de cada emprendedor individual para que haga negocios con este canal.

Ecuador debe tener como política de estado incrementar las exportaciones no tradicionales en el 20% anual por los próximos 30 años, es decir, aumentar 1200 millones cada año como mínimo, ¿cómo lograrlo si están colapasados los mercados de commodities o son muy predecibles, especialmente con sobreoferta de todo y con niveles de productividad bajísimos como los nuestros?.

No es fácil, pero si se involucran cada año 10 mil nuevos emprendedores que facturen al exterior $120 mil anuales, generaremos esos 1200 millones que tanto necesitamos, sólo en tres años podríamos generar adicionalmente casi 4 mil millones de dólares, divisas que irán directamente a la vena, es decir, al mercado, a la economía, no se quedarían en grandes corporaciones o en la burocracia.

¿Qué negocios pueden generar tanto?…, sólo déjenlo a criterio de los emprendedores, 120 mil anuales no es imposible, 10 mil emprendedores nuevos no es descabellado; la solución no está en el “financiamiento” sino en desarrollar capacidades para generar valor agregado pues una vez con ellas el dinero casi que viene solo, no debemos confundir el financiamiento o endeudamiento como fin sino como medio, la meta está en la estrategia de generación de ingresos.
En mi humilde opinión la generación de valores agregados pero sobre todo de valores percibidos pasa por la escuela del entrenamiento y es allí donde los tecnócratas deben enfocarse pero no en promover becas para carreras duras como ingenierías espaciales o petroleras sino en cosas más del día a día, tan simples y ambiciosas como aprender a vender por internet.

Cuando nuestro medio esté entrenado en las herramientas para vender por internet habrá llegado al nivel que se requiere para que la “matriz productiva” de verdad cambie, esto es, cuando estemos listos para vender valor agregado que es donde está la ganancia y el secreto del desarrollo como nación, hasta eso sólo habrá negocios para consultores asociados a los grupos de poder burocrático que no les interesa que el país prospere porque perderán su razón de ser.