familia

“Papá ¿somos ricos?”

Recuerdo que en el año 74 ó 75, siendo pequeño le pregunté a mi padre si éramos ricos, pues, en ese entonces él había construído en una urbanización de clase alta (hasta hoy) una casa aceptablemente bonita que aunque sin lujos era funcional, además, a pesar que nunca viví con él manteníamos una relación cercana pues como hijo mayor debía estar pegado a él y su negocio,  así el interés por el dinero, las ventas, la persuación y demás me empezaban a gustar. Seguir leyendo…