Libertad financiera, Consejos financieros, Educación financiera

Verdades que los emprendedores no saben.

(O no quieren saber, o no se las han dicho).

Emprender es increíblemente difícil por donde lo veas, es mucho más fácil ser empleado, pero por qué tanta gente quiere ser empresario independiente, en mi criterio, más que por el dinero es por el tiempo, y además, para no tener a alguien que te diga lo que tienes que hacer.

Como ser emprendedor es una necesidad vital para la economía y la evolución de nuestra nación, cada prospecto debe estar conciente, en mi opinión, de estos puntos:

1) Debes empezar arriesgando tu dinero.

2) Debes dominar el flujo de caja y con el tiempo la contabilidad y los estados financieros.

3) No debes emprender con dinero prestado, seguramente perderás todo y quedarás endeudado.

4) Nadie va a financiar tus ideas locas, así que hazlo tú.

5) Tus planes deben extenderse hasta donde tu flujo de caja lo permite.

6) Bajo ninguna circunstancia uses tu tarjeta de crédito para financiar tus emprendimientos.

7) Arriesga lo que puedas sin que eso te lleve a la bancarrota.

8) Emprende cuando tengas empleo.

9) Mientras seas pequeño nadie te va a parar bola, nadie.

10) Los famosos salen en las portadas de las revistas, esa es su bendición, tú tienes que buscar la tuya.

11) Debes decidir si quieres ser un emprendedor de verdad o uno de farándula.

12) La vida equilibrada y sana es la columna vertebral de un empresario exitoso.

13) Siempre los resultados de verdad, los que valen la pena se los mide en el tiempo, en el largo plazo.

14) Si tienes posibilidades contrata a expertos que te ayuden a pasar rápido la curva de aprendizaje.

15) Si no tienes mucho presupuesto apuéstale al tiempo.

16) Al inicio siempre serás subestimado.

17) Solo de los 18 hasta los 28 años tendrás ventajas como emprendedor porque vivirás en casa de tus padres.

18) Únicamente el presupuesto invertido en marketing da valor a tus ideas.

19) Trata siempre de ser importante para muchos, pero eso es potestad del tiempo, nada más.

20) Valora el apoyo de tus padres y mentores, de aquellos que te quieren bien, el resto te odiará y hará lo imposible para que fracases.

21) La honestidad, la puntualidad, el honor, la disciplina, el sacrificio, el trabajo duro y la tenacidad se dan por descontado.

22) No hay ascensores para el éxito y la riqueza, tienes que ir a pie por las escaleras.

23) Recuerda, mientras seas pequeño no serás importante para nadie.

24) Hay buenas personas que quizás te ayuden, son las excepciones de la regla.

25) Acostúmbrate a usar la tecnología para optimizar tu gestión.

26) No hay nada más poderoso que cuando a una idea le llega su tiempo.

27) Si estás adelantado a tu tiempo deberás esperar que éste llegue, caso contario no pasará nada.

28) Es mentira eso de que “en tierra de ciegos el tuerto manda”, los ciegos no ven.

29) De nuevo, circunscribe tus planes a tu flujo de caja.

30) Vende, vende, vende.

31) Procura unir la oferta y la demanda de cualquier cosa, ahí está la ganancia.

31) Trata en lo posible de no manufacturar nada, eso déjalo a los especialistas.

32) Los negocios funcionan con proveedores confiables.

33) Cuando compres haz valer cada centavo de tu dinero.

34) Usando atajos otros llegarán antes que tú pero probablemente no más lejos o no por mucho tiempo.

35) Aprende de la universidad el arte de la resistencia.

36) Actualízate en temas relacionados a tu negocio.

37) Sueña con los pies sobre la tierra y con la cuenta bancaria bajo control; desconfía de los motivadores.

36) Emprender es de sobrevivientes, por eso somos tan pocos.

37) Aprende a hacer mucho con poco.

38) No te dejes llevar por los negocios de moda.

39) Sigue la ruta del dinero.

40) Aprende mucho y con profundidad, luego vende la experiencia.

41) Elige profesiones o negocios donde el tiempo te dé valor, no lo contrario.

42) El 99% de los emprendimientos fracasa, así que es mejor fortalecer la mente y la voluntad.

43) “Hacer de tripas, corazón” viene muy bien.

44) Los emprededores son comunicadores, si no tienes esa habilidad, desarróllala.

45) Hay emprendedores que nacen, otros que se hacen, quienes cambiaron al mundo se hicieron.

46) Los grandes emprendedores nadaron contra corriente.

47) Busca un nicho.

48) Con internet el mercado es el mundo.

49) Aprende varios idiomas.

50) Lee, lee, lee.

51) Contrata un buen contador.

52) A veces, ser primero, no paga.

53) Muchos esperarán que actúes para criticarte.

54) Sé grato aun con los que no te ayudaron porque te fortalecieron

¿Estás de acuerdo?

Competitividad personal y de país.

La competitividad nacional y las devaluaciones monetarias.

No hay mayor crimen contra una población que una moneda devaluada.

 

A los economistas se nos enseñó hasta la intoxicación que el ingrediente principal del éxito en las exportaciones está en función de la devaluación monetaria, de manera que mientras más se devalúa una moneda, más competitividad se tiene, así nada más, como por arte de magia.

 

No hay mayor crimen contra una población que una moneda devaluada, es un impuesto disfrazado que solo trae pobreza, desigualdad, especulación financiera y ansiedad; vivir en devaluación es hacer más ricos a unos y más pobres a muchos, día a día. En mis años de estudiante de economía hice no menos de diez investigaciones estadísticas y econométricas buscando la correlación entre devaluación y exportación, jamás encontré tal.

 

Ecuador tiene en su costa tierras fértiles que sin mayor esfuerzo da productos incomparables.

 

Nuestro país es proveedor de materias primas, lo fue desde antes de su fundación como república hasta hoy, la costa ecuatoriana es exportadora por antonomasia, tuvo preeminencia política y económica hasta que se encontró petróleo y el liderazgo pasó a los políticos radicados en Quito que constituyeron la más insolente y poderosa de las burocracias, fortalecida con esteroides por el último boom que hoy da sus coletazos finales.

 

Ninguna nación se desarrolló exportando materias primas y especulando divisas.

 

Ecuador tiene en su costa tierras fértiles que sin mayor esfuerzo da productos incomparables, en la sierra también pero lo lidera un monocultivo como las flores que si bien son increíblemente hermosas, lo son más que por tecnología por la bondad, una vez más, de la naturaleza, adicionalmente, el aporte a la riqueza nacional todavía es emergente.

 

Si a la generosidad de la tierra, en la que sin mucho trabajo se obtienen grandes beneficios, se le agrega conformismo, ociosidad, mediocridad, falta de visión, comodidad y codicia, el resultado es que estaremos condenados a exportar lo mismo, y depender tanto de la naturaleza como del tipo de cambio. Ninguna nación se desarrolló exportando materias primas y especulando divisas.

 

Volver a emitir nuestra moneda será una sentencia de muerte para el país.

 

Cuando no se dispone de valores agregados, los que deben generar altos valores percibidos, el efecto neto es una dependencia casi enfermiza de cubrir costos vía devaluación monetaria, o lo que es lo mismo, recibiendo más moneda nacional por cada divisa que ingresa al país, y como lo micro hace lo macro, comprobamos hasta la saciedad que somos indisciplinados, informales e incapaces para administrar las finanzas públicas que son las que determinan la salud de nuestra moneda, sobre todo cuando existe un gasto público desbocado y sin financiamiento endógeno.

 

Hoy por coyunturas internacionales no tan favorables muchos claman en reasumir nuestra moneda nacional porque el dólar “no es competitivo”, ¡por Dios, ellos no son los competitivos!. Volver a emitir nuestra moneda será una sentencia de muerte para el país, ya demostramos que  no estamos capacitados para autoadministrarnos, pues más allá del ciclo de bonanza petrolera hoy en etapa terminal, la estabilidad de precios y la recuperación del poder adquisitivo en esta nación se dio desde la dolarización.

 

Si queremos ser competitivos internacionalmente debemos invertir en tecnología y valores agregados, pero sobre todo en marketing, felizmente ahora mucha promoción global puede costar menos como resultado de internet para los negocios, pues no todo tiene que ser exportaciones de banano o camarón,  pero irónicamente la reticencia a aprender nuevas tecnologías es lamentable y eso hará que muchos no solo se lamenten no haber tomado el tren en su momento, sino que por efecto de su miopía y egoísmo, quieran regresar a las devaluaciones para “recuperar competitividad”.